29 agosto 2008

EUSKADI: ¡ 50 FALLECIDOS EN 2008 EN LA CONSTRUCCIÓN !

El PP de Sondika exige medidas para minimizar riesgos
en las obras del municipio.

El Partido Popular de Sondika denuncia el sistemático desprecio
de Azkárraga y del Gobierno Vasco hacia los trabajadores.


El Partido Popular de Sondika propone al Ayuntamiento una nueva iniciativa que eliminaría riesgos graves para los trabajadores en las obras que están ejecutándose en el municipio de Sondika. En dicha iniciativa se plantean medidas para minimizar los riesgos a los que están expuestos muchos trabajadores y también para prevenir accidentes de vecinos, ya que en ocasiones se ven obligados a caminar sorteando materiales que debiera encontrarse en recintos propios de la obra cercados y señalizados.

Los trabajadores que ejecutan obras de construcción en Sondika, lo hacen con demasiada frecuencia sin los elementos de protección necesarios como son casco, botas homologada y guantes. En la mayoría de edificios públicos o privados que se construyen en el municipio, los trabajadores no cuentan con las medidas de prevención adecuadas ni con elementos de protección necesarios para la tarea que desarrollan.

Según manifiesta la Portavoz del PP de Sondika, Nerea Alzola, “He visto situaciones graves de riesgo como cubiertas, es decir tejados, que son construidos sin líneas de vida y sin ningún dispositivo anticaídas homologado a donde poder atarse y asegurarse, he visto operarios sin arneses y sin otras protecciones obligatorias. Creo que el Ayuntamiento debe involucrarse de una vez por todas seriamente y debe cooperar para que las empresas que piden licencias, cumplan de forma estricta la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y pongan todos los medios necesarios y adecuados. Desde el Ayuntamiento debemos poner de nuestra parte para proteger a los trabajadores. Todos los Ayuntamientos pueden hacer mucho por evitar estas situaciones de grave riesgo, ya que son la administración mas cercana al vecino y puede y debe actuar cooperando y asistiendo a la administración general del Estado en virtud de lo dispuesto en el art. 5. 1. a. de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales.” La Ley de PRL en el artículo mencionado, otorga al Ayuntamiento posibilidades de actuación, pero hace falta voluntad política para esta cooperación de todos para preservar la seguridad de los trabajadores y de los vecinos, esto es lo que pide el Partido Popular”.

Con esta iniciativa, Alzola pide al Ayuntamiento que tome parte activa, revisando la documentación que la empresa constructora entregue al Ayuntamiento comprobando que las soluciones técnicas para preservar la seguridad de los trabajadores son reales y posibles, pero además, pide que también se vigile y documente por personal técnico municipal competente el cumplimiento durante la ejecución de la obra y se provea a los trabajadores de los medios adecuados en todo momento.

Esta propuesta popular ha venido provocada por la ausencia de iniciativas del gobierno municipal, a pesar de que en las obras que se realizan en Sondika, ya han sufrido numerosos accidentes de distinta consideración. El último mas grave es el accidente que le costó la vida a un jóven de 21 años, el pasado 27 de febrero de 2007 en una urbanización de adosados y chaléts pareados en construcción en la calle Guezuraga. El trabajador, que desarrollaba su labor para la empresa Cubiertas Vascas, sin arnés de seguridad ni línea de vida, pisó un tablero que cubría de forma incorrecta un hueco, y cayó por él desde una altura de seis metros. El joven falleció al instante.

Según manifiesta Alzola, “el Gobierno municipal hasta la fecha no ha presentado ningún tipo de iniciativa y ni ha mostrado interés por este grave problema que es de todos”.

En alusión clara a las palabras del Consejero de Trabajo, Joseba Azkárraga, la portavoz en el consistorio y parlamentaria del PP, Nerea Alzola, se lamenta de la “indiferencia del nacionalismo acomodado hacia los trabajadores, allá donde gobiernan”.
Alzola ha criticado que el Gobierno Vasco rechace asumir “una competencia del Estado que ya debería estar transferida hasta los Ayuntamientos. Tanto Gobierno Vasco como Ayuntamientos gobernados por el PNV miran para otro lado y echan la culpa a los trabajadores de forma vergonzante”.