23 abril 2016

CORRUPCIÓN ILEGAL, CORRUPCIÓN LEGAL

Corrupción ilegal, corrupción legal 

Se debe regular la responsabilidad para devolver las cantidades “distraídas”
 por ejemplo embargando subvenciones


Como definió Osvaldo Schenone en The Scourge of Corruption, Michigan 2002, la corrupción es “la realización de transacciones voluntarias e ilegales entre dos partes en perjuicio de una tercera parte, al cual se supone que uno de ellos debería servir desde el punto de vista legal”. 

Esa tercera parte es la traicionada, la que sufre el engaño, la perjudicada. En la cosa pública y en la Administración del Estado esa tercera parte somos todos los ciudadanos. Unas veces nos daña en nuestra condición de pueblo soberano que elige representantes políticos, otras por ser vecinos de un determinado municipio o perjudicando nuestro bolsillo en calidad de contribuyentes. A veces deteriora la calidad democrática y afecta al ejercicio de nuestros derechos como votantes o simplemente como integrantes de una democracia joven moderna y europea como la española.  

La búsqueda de poder, dinero o notoriedad empuja a algunos individuos a traicionar los objetivos por los cuales trabajan, para beneficio personal, por otras causas ilegales o éticamente reprobables. 

Desde el punto de vista del Derecho existe corrupción si se vulnera la Ley, pero la corrupción debemos asumirla como un concepto más amplio y que recoge muchas de las conductas reprobables. 

Por tanto, y desde mi punto de vista, existe corrupción ilegal cuando se vulnera la ley, y corrupción legal cuando, aun no vulnerando la ley, se adoptan actitudes éticamente reprobables desnaturalizando el objeto de la función a desempeñar y perjudicando a un tercero con el que existe un compromiso. 

Podemos decir que existe corrupción si las conductas incumplen los fines estipulados a unas funciones en favor de intereses propios o de terceros, si se actúa en contra del interés general o no se cumple con el objeto social para el que se crea una organización. Esta corrupción puede ser legal, pero no deja de ser una práctica abusiva que pervierte los valores éticos de una sociedad democrática y es moralmente inaceptable. 

Conocidos sobradamente son algunos sonados casos de corrupción ilegal como Filesa, el caso Pujol, el caso de los EREs del gobierno socialista andaluz, el caso Gurtel, Pretoria, Púnica, el caso de Unió Mayorquina, etc. que conocemos gracias a los medios de comunicación. Sabemos que la justicia funciona aunque lenta y con las herramientas que tiene. Ahora necesitamos que se asuman las responsabilidades políticas sin excepciones. 

Un ejemplo muy claro de lo que considero corrupción legal es la decisión y conducta del actual ministro del Interior cuando el 23 de octubre de 2012 en la cadena Cope dice: “No excarcelar a Bolinaga habría sido incurrir en prevaricación” o “Nos sometemos a lo que dice el juez y la Ley… nosotros no gobernamos con los sentimientos, gobernamos con la Ley” (23-08- 2012 ABC).  

El artículo 140.4 del Reglamento penitenciario que es el que se aplicó a este etarra torturador y asesino dice que: “presos enfermos con padecimientos incurables podrán ser clasificados en tercer grado.” Es decir, era legal mantenerle en prisión y también excarcelarle. La decisión política fue la de excarcelarle. El Gobierno decide en perjuicio de las víctimas directas de este asesino, en perjuicio de la dignidad de las víctimas del terrorismo, impidiendo el cumplimiento íntegro de la pena impuesta por el juez y por tanto que se haga justicia, y privilegiando al etarra frente a otros condenados con padecimientos similares sin indicio alguno de reinserción. La decisión fue tomada con otros motivos diferentes a lo comprometido por su formación en materia antiterrorista. Y la explicación pública que ofrece el gobierno respecto a su decisión es objetivamente una mentira. 

En estas declaraciones no habrá delito, pero sí se evidencia una conducta de grave falta a la ética pública. 

Otro ejemplo claro de corrupción legal es la conducta del líder del PSOE Pedro Sánchez y de la Presidenta de la Comunidad Autónoma en relación a la continuidad de Chaves y Griñán en las filas de su formación política. La sentencia del juez determinará las responsabilidades legales de ambos en el caso de corrupción ilegal sistémica en la Junta de Andalucía y el saqueo de las arcas públicas por casi 900 millones de euros. Pero a día de hoy existen ya perjuicios graves derivados de esta omisión en lo que se refiere a responsabilidad política y principios éticos y que es lo contrario que comprometieron públicamente. 

La clara impunidad y blanqueo del concepto corrupción que estos líderes del PSOE están socializando con su actitud, las trabas a la transparencia y a la labor más ágil de la justicia así como el privilegio que supone para los imputados mantenerlos en las filas del partido ayudando a la continuidad en su aforamiento, conllevan a todas luces la perversión de los principios éticos de un servidor público. Además se está obstruyendo gravemente el desarrollo normal de pactos políticos para formar gobierno en Andalucía, porque manteniendo a estos políticos en sus filas, el PSOE no alcanza unos mínimos límites éticos al parecer exigidos por el resto de los grupos políticos electos.  

Una sociedad debe manifestar tolerancia cero contra la corrupción con sanciones, con rechazo social, sin impunidad. Si el problema no se ataja de raíz estas actitudes se contagian y extienden rápidamente a todos los niveles de la sociedad, y más allí dónde hay poder como la administración y los gobiernos. Es una epidemia de consecuencias nefastas que debilita el sistema democrático y puede llegar a destruirlo. 

Consecuencias de la aceptación en nuestro entorno de actitudes corruptas son, por ejemplo, la generación de una creciente desigualdad entre ciudadanos otorgando injustamente privilegios a unos pocos en detrimento de los derechos del resto. La corrupción política puede pervertir también decisiones de gobiernos o de funcionarios en la búsqueda de más poder, votos, confort, enriquecimiento u otros beneficios olvidándose gravemente de preservar el interés general, los derechos fundamentales y la dignidad de las personas. 

Otra consecuencia de una epidemia es el incremento del intervencionismo económico y regulador con el objeto de que se cuele más picaresca y posible conculcación de principios constitucionales de libre concurrencia o publicidad. 

La impunidad es una de las consecuencias más dañinas a largo plazo, porque si no tiene un precio ser corrupto y encima se obtienen beneficios, la corrupción destruye los cimientos de la democracia. 

Las corruptelas urbanísticas o en la contratación pública producen un aumento inasumible de los precios públicos de productos y servicios que son consecuencia de sobrecostes sorprendentes que chirrían y debieran de ser fiscalizados con mecanismos de control externos. 

Una corrupción sistémica hace inevitable que cobren mayor presencia los grupos de presión capaces de “influir inadecuadamente” en la parte que se deja corromper y olvidan el fin último de sus funciones que es el servicio público en aras al interés general.

Estas son sólo algunas consecuencias terribles de la corrupción. La corrupción nos avoca así una progresiva pérdida de los valores humanos necesarios para la convivencia y para la democracia, a la degradación del estado de bienestar y nuestros derechos, a la quiebra económica y a la generalización de la doble moral. 

Contra la corrupción se pueden establecer mecanismos de prevención o erradicación. 

Yo propongo recuperar la educación en valores incentivando el esfuerzo y el mérito. Esta es la base de la convivencia y de la salud social

Propongo que los partidos políticos, instituciones, sindicatos y gobiernos cuelguen en la web sus estados financieros. Los ciudadanos queremos conocer las facturas, en qué se emplean nuestros impuestos, saber con quién come el Diputado General de Guipúzcoa o el secretario general de UGT y para qué. Queremos que los partidos y sindicatos se gasten las subvenciones en aquel objeto a lo que estaban destinadas y que nos lo cuenten. Y también que ahí sea dónde se recorte de verdad. 

Necesitamos que personas designadas por cada partido, institución, etc. den cuenta periódicamente del gasto y asuman su responsabilidad. Queremos que todo esto lo fiscalice el Tribunal de Cuentas y también publique su informe. Si desaparece dinero en las organizaciones, gobiernos o instituciones se debe regular la responsabilidad de las mismas para devolver las cantidades “distraídas” por ejemplo embargando las subvenciones que les correspondan. 

Sería bueno que los fiscalizadores financieros, contables o de cumplimiento normativo fueran altos funcionarios que deban su puesto a su esfuerzo, capacidad y mérito únicamente y que se reforzaran los mecanismos de fiscalización. 

A muchos nos gustaría que todos los jueces lleguen por meritocracia también a sus más altas instancias, y que los políticos se queden sin voz en su proceso de selección.

Visibilicemos el rechazo individual y social al corrupto o al que mira para otro lado y reprobemos esas actitudes en nuestros entornos. 

Nerea Alzola
Hace un año se aprobó a propuesta del PP una nueva Ley para el Control de la actividad Económico Financiera de los Partidos Políticos que añadía requisitos para mayor transparencia en la financiación de los partidos. 

Bienvenida fue y es si se está aplicando. 


Copyright © THE WORLD PRESS PROJECT SL

29 febrero 2016

EL CANDIDATO 2016: OTEGUI - III

El 26 de mayo de 2005 el juez Fernando Grande-Marlaska le imputó en la causa de las 'herriko tabernas' y Otegui pasó dos días en la cárcel, que es lo que tardó en pagar la fianza de 400.000 euros. Posteriormente “a Sección Segunda de la Audiencia Nacional consideró que en este caso se daba la excepción de cosa juzgada y por esta razón no fue juzgado.


En noviembre de 2005, el Tribunal Supremo le impuso una condena de 15 meses de prisión por llamar al rey Juan Carlos "jefe de los torturadores", pero la ejecución de la sentencia fue suspendida por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

Continuaban los encuentros entre bambalinas con Eguiguren, el presidente del PSOE en Euskadi. Estos encuentros culminan en el "alto el fuego permanente" anunciado por la banda ETA en marzo de 2006. Otegi consiguió incluso que el presidente del gobierno en aquel momento se refiera a él diciendo que "Otegui es un hombre con un discurso por la paz".


El 30 de diciembre de 2006 ETA atentó con una furgoneta bomba en la terminal 4 del aeropuerto de Barajas (Madrid). En el atentado murieron los ciudadanos ecuatorianos Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio y la reacción de Otegui fue repugnante, culpó con descaro al Gobierno de España:


    
Tardó unos meses en volver a prisión por ser el "inductor" de los actos de kale borroka ocurrida por la muerte de dos presos de ETA. Quedó en libertad nueve días después tras pagar de nuevo una elevada fianza de 250.000 euros. Curiosa solvencia y liquidez la de Otegui, que a algunos nos hace recordar las terribles extorsiones a empresarios con las que ETA- Batasuna se ha financiado siempre en gran parte.

La participación de Otegi en el entierro de otra militante de ETA, Olaia Castresana, fallecida en 2001 en Torrevieja (Alicante) al manipular una bomba con la que quería asesinar, desembocó en un juicio celebrado en marzo de 2007. Otegui es absuelto después de que la Fiscalía, que inicialmente pedía para él una pena de quince meses de cárcel, retirara la acusación.

En 2007 la Audiencia Nacional le condenó a 15 meses de cárcel por enaltecimiento del terrorismo en un homenaje a Argala en 2003.

En diciembre de 2007, la sala de lo penal de la Audiencia Nacional ordenó el archivo de la causa en la que el juez Fernando Grande-Marlaska le investigaba por su participación el 20 de septiembre de 2003 en Bilbao en una manifestación en la que se homenajeó al miembro de ETA Arkaitz Otazua, muerto en un enfrentamiento con la Ertzaintza unos días antes.

En octubre de 2009 el juez decretó de nuevo su ingresó en prisión provisional tras ser detenido en el marco del caso Bateragune. El 16 de septiembre de 2011, la Audiencia Nacional le impuso una condena de 10 años de cárcel.
El 13 de enero de 2010, el Tribunal Supremo archivó la causa que sentó en el banquillo a Otegi, al entonces lehendakari Ibarretxe y a Patxi López, entre otros, por las reuniones que mantuvieron durante el alto el fuego de ETA de 2006.

En marzo de 2011, el Estado fue condenado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos a pagar una indemnización de 20.000 euros por vulnerar la libertad de expresión de Otegi.


ETA declaró el 20 de octubre de 2011, ETA anuncia el "cese definitivo de laactividad armada” y el alivio llega a las calles de Euskadi y del resto de España. Se suceden las reacciones políticas:

  • Antonio Basagoiti (PP): "Hemos trabajado mucho y seguiremos haciéndolo hasta que entreguen las armas.
  • Patxi López: "Hemos conquistado la paz y la libertad. El comunicado de ETA confirma su derrota porque llega a su final sin haber conseguido ninguno de sus objetivos.”
  • Esperanza Aguirre (PP): "Los delitos de un asesino no prescriben porque declare que no va a matar más”.
  • Iñaki Azkuna (PNV): "Ahora tiene que haber otro paso, que desaparezca".


La Sala Penal del Supremo acuerda en mayo de 2012 mantener en prisión a Arnaldo Otegi al considerar que a lo largo de 2009 intentó reconstituir, a las órdenes de ETA, un órgano político continuador de la ilegal Batasuna a través de Bateragune. No obstante, rebaja a seis años y medio la condena a 10 que la Audiencia Nacional le impuso a él y a Rafael Díez Usabiaga.

A pesar de estar cumpliendo condena, el 23 de febrero de 2013 fue elegido secretario general de Sortu tras su congreso fundacional y con ello se da continuidad al blanqueamiento de su imagen. Se realizan declaraciones periódicas por parte de algunos personajes de relevancia cuestionable, en las que presentan a Otegui, falsamente, como víctima política y como un hombre de paz. En ese abundamiento de reconstruir la imagen se monta una plataforma denominada “free Arnaldo Otegi” que pide la “liberación de Otegi”, realiza manifestaciones y campañas.

En abril de 2013 Otegui fue galardonado junto con el entonces presidente del Partido Socialista de Euskadi Jesús Eguiguren con el premio Gernika por la Paz y la Reconciliación por «su aportación en la consecución de la Paz en Euskal Herria».

Otegui saldrá a la calle el próximo año tras rebajar casi a la mitad su condena inicial y sus palmeros organizan un “ongi etorri” por todo lo alto. Está convocado bajo el titular: “Sonrisa multitudinaria el 5 de Marzo en el Velodromo de Anoeta” y le dedican alabanzas que rematan tantos años de trabajo en la construcción de su candidato a lehendakari 2016.




El candidato proetarra Otegui a las elecciones autonómicas vascas del 21- O, se destapará a partir del 1 de marzo. La Junta Electoral Central tendrá la última palabra.



27 febrero 2016

EL CANDIDATO 2016: OTEGUI - II

El 28 de noviembre de 1999 ETA rompió la tregua mediante un comunicado en el que pudo leerse:

“el proceso que comenzó el año pasado está sufriendo un claro bloqueo y se está pudriendo, y en ese contexto,ETA ha tomado la decisión de reactivar la lucha armada respondiendo alcompromiso tomado en defensa de Euskal Herria”.


Ante esta ruptura de la tregua, Otegui es el encargado de leer, el 29 de noviembre del 1999, un texto en el que “explica” la ruptura de la tregua por parte de ETA: 


“ Herri Batasuna, su Mesa Nacional, quiere mostrar públicamente, delante de la sociedad vasca,española, francesa y delante de la comunidad internacional, su más absoluto despreciopolítico por las actitudes mantenidas tanto por los partidos políticos como poralgunos agentes mediáticos, teniendo en cuenta que esa es una crítica que nohacemos extendible a los trabajadores de esos medios. Creemos que tanto elPartido Socialista, la Unión del Pueblo Navarro, el Partido Popular, UDF o PSFhan actuado con absoluta irresponsabilidad política. No han planteado otraestrategia política que no sea la de la guerra y la provocación, y se hanmantenido inamovibles en una batalla contra la democracia, la razón y elsentido común.”

Un día antes de hacerse efectiva la ruptura de la tregua, el PNV que en ese momento tiene la Lehendakaritza gracias a los votos de Batasuna-ETA, responde al anuncio de nuevos atentados. Xabier Arzalluz abunda en apoyo y ofrecimientos a los violentos para colaborar hacia su Euskadi independiente: 


“…invitamos a las formaciones nacionalistasy en especial a EH-HB, a, de común acuerdo y desde la diferencia y el respetomutuos, establecer las bases de este proyecto, en sus contenidos, modos yritmos. Esta apelación a los partidos nacionalistas no ignora ni la pluralidadsocio-política de Euskadi, ni la existencia de otros proyectos políticos.”


Corría el año 2001 y Batasuna-ETA acumulaba fracaso tras fracaso en sus intentos de movilizaciones social, así como una larga lista de crímenes, atentados y extorsiones en un clima de imposición del terror en las calles de Euskadi. José María Aznar (PP) gobernaba en la Moncloa con mayoría absoluta, PSOE y PP sellaron el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, la Ley de Partidos sería aprobada el año siguiente.


En ese contexto, HB se refunda en Batasuna, y elige a Otegi como portavoz. Este comienza a reunirse en secreto y a título personal con el presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, en el caserío Txillarre de Elgoibar. Son tiempos de oscurantismo y cocina a espaldas de los ciudadanos y de las instituciones, que más tarde desemboco en el fallido proceso de paz de 2006.


Jesús Eguiguren (izquierda) y Arnaldo Otegi, personajes clave en el proceso de diálogo, 

en una reunión mantenida en diciembre de 2004. / EFE
Jesús Eguiguren (izquierda) y Arnaldo Otegi,
 personajes clave en el proceso
de diálogo,  en una reunión mantenida
 en diciembre de 2004. / EFE

En esos años Otegui ideó difuminar su imagen de terrorista y secuestrador en ETA militar, para poder construir una imagen aceptable por el nacionalismo de derechas. En 2004, surgió en algunos medios de comunicación el nuevo perfil de Otegui, al que se empezó a llamar el Otegi posibilista. 



El portavoz de Batasuna se presentó en el Velódromo de Anoeta "con una rama de olivo en la mano" y el entramado Batasuna -ETA expresó la posibilidad de separar la negociación política de la "técnica", término con el que se refirío al terrorismo de ETA.




(Continuará)

20 febrero 2016

EL CANDIDATO 2016: OTEGUI - I


Nerea Alzola
El próximo 21 de octubre de 2016 se celebrarán Elecciones Autonómicas en Euskadi. Las previsiones apuntan a un futuro de continuidad del nacionalismo y a una sociedad con privilegios cada vez más acentuados para el peneuvismo en detrimento de los que pensamos diferente. Eso dicen las encuestas y los entendidos.
Desde mi punto de vista, la incógnita que temo pronto se despeje,  es la gestión del Candidato Otegui. El autoerigido líder de la izquierda abertzale hace una década, es en realidad, un buitre que goza hoy de una artificial imagen de águila real, es una hiena que va de lobo, una rata disfrazada de lindo gatito.
En los últimos años, tanto desde un escaño como desde la cárcel ha querido influir en la vida política española, y en cierto modo, lo ha conseguido. Ha logrado que, tontos útiles de diferentes partidos le proporcionen un lavado de imagen....inimaginable en la década de los 80, cuando tipos como él, eran tratados como lo que son: terroristas.
Recordamos que hoy sigue en prisión como consecuencia de una sentencia del Tribunal Supremo por tratar de reconstruir la ilegalizada Batasuna "siguiendo instrucciones de ETA”. El TS rebajó de diez a seis años y medio de prisión la condena que impuso la Audiencia Nacional al ex- portavoz de Batasuna Otegui y al exsecretario de LAB Rafa Díez Usabiaga. Batasuna -ETA intentará vincular la pena de inhabilitación que incluye la condena a la de privación de libertad, cosa que no debiera permitirse por la Junta electoral Central.

Repasemos algunos trazos de la vida del “candidato construido” en los últimos años:

Se llama Arnaldo Otegui Mondragón y nació en Elgoibar allá por el año 1958. Con 19 años ingresó en la banda ETA político-militar y en 1981 en ETA militar.
En 1987 Otegui fue condenado a seis años por participar en el secuestro del director de Michelín en Vitoria, Luis Abaitua. Salió en 1990 cumpliendo únicamente la mitad de la condena.
En 1989 fue juzgado y absuelto por el secuestro del exdiputado de UCD Javier Rupérez, que fue retenido durante 30 días y abandonado de madrugada junto a la gasolinera del kilómetro 233 de la N-1 (La Varga). El fiscal solicitaba 29 años de prisión, pero no se pudo probar suficientemente su vinculación con el secuestro.
A pesar de su trayectoria delictiva, Otegui iba en listas electorales de HB y accedió por primera vez al Parlamento Vasco en 1995, sustituyendo como diputado a Begoña Arrondo, en ese momento también condenada por colaboración con banda armada.
Consiguió erigirse en el principal portavoz de Herri Batasuna (HB) en 1997, también con otro “golpe de suerte”, aprovechando el encarcelamiento de toda la Mesa Nacional de Batasuna por la difusión de un vídeo de ETA durante la campaña electoral.

(continuará)


27 noviembre 2015

Es un ejercicio de higiene moral leer los artículos de Ana Velasco. Hace un mes, El Mundo publicó este:

ETA está en las instituciones.
El ministro del Interior afirma que ETA está derrotada, que ya sólo está en las cárceles y que lo único a valorar es su disolución. Ojalá la percepción del ministro respondiese a la realidad y se produjese una disolución de la banda que significase su desaparición de la escena pública, que nadie justificase su existencia y que se deslegitimaran sus planteamientos. Pero, desgraciadamente, los hechos son tozudos y lo que nos muestran es que centenares de ayuntamientos del País Vasco y Navarra están encabezados por acólitos o simpatizantes de ese terrorismo que consideran redentor, al que jamás condenarán y a cuyos criminales ensalzan siempre que tienen ocasión.
La realidad es que el actual Gobierno de Navarra está sustentado por un partido que no condena el terrorismo y cuya portavoz ha dicho que no hay que alegrarse de las detenciones de etarras; la realidad es que un diputado del Parlamento Vasco, Iker Casanova, pasó 11 años en la cárcel condenado por pertenencia a banda armada y que Hasier Arraiz, presidente de un partido político legal, ha dicho públicamente que "matar fue acertado" y que los asesinos de ETA son "hombres y mujeres capaces de dar su vida por un sueño"; la realidad es que el senador del Reino de España Iñaki Goyoaga va a ser investigado por el Tribunal Supremo por integración en ETA; la realidad es que Sabino Cuadra, uno de esos diputados de uno de esos partidos que se legalizaron como consecuencia de la negociación, ofende a los españoles cada día con su indigna presencia en el Congreso y ha roto impunemente las páginas de la Constitución desde la tribuna de oradores; la realidad es que la alcaldesa de Hernani que pidió un aplauso para los asesinos de la T4 formará parte de unas listas para ser diputada en el Parlamento de España.


La realidad es que estamos disimulando y mirando para otro lado, aceptando tácitamente el final del terrorismo que a los nacionalistas les conviene y por el que trabajan incansables: el de la impunidad y la legitimación, sin derrota política. Por eso disimulamos y miramos para otro lado cuando el Gobierno Vasco dedica 20 millones de euros en cuatro años a un plan de paz y convivencia que pretende equiparar los asesinatos de ETA -a los que denomina "vulneraciones del derecho a la vida"- con "los abusos policiales" y cuando anuncia públicamente que apoyará homenajes a etarras fallecidos. Y por eso también disimulamos sin replicar cuando los nacionalistas en bloque protestan porque se detenga a los dirigentes de la banda y se muestran contrarios a "un final policial" es decir a que se pueda detener y juzgar a los delincuentes por sus delitos como es consustancial en cualquier Estado de Derecho.
La realidad es que ETA no sólo está en las cárceles -cada vez más vacías, por cierto- sino que está en las instituciones y que su pretensión es alcanzar el poder en el País Vasco, con Arnaldo Otegui a la cabeza -ya ha empezado su orquestada campaña de imagen-. Y por mucho que miremos para otro lado, por mucho que se haya impuesto la consigna del silencio y del dejar hacer con respecto a un asunto en el que parece que todo está pactado y "amortizado", ETA y sus aliados siguen adelante con sus planes y sus planes siguen siendo los mismos de siempre.
Ana Velasco Vidal-Abarca es hija de Jesús Velasco, asesinado por ETA en 1980, y de Ana María Vidal-Abarca, fundadora de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

16 junio 2015

Hasier Arraiz



Los terroristas están 
tan fuertes, tan forrados y tan blanqueados 
que no parecen terroristas.

Nerea Alzola
La sensación producida en la gente decente por Hasier Arraiz cada vez que éste abre la boca es de desesperanza y tristeza. Porque dice lo que dice y porque, desgraciadamente, es respondido siempre con boato por los políticos de turno reafirmándole con estas réplicas como cuasi demócrata. 

No me malinterpreten. Es que me cuesta verle como un ciudadano limpio y sin historia detrás. Cuando veo a Arraiz en la televisión recuerdo, por ejemplo, al Fiscal Superior del País Vasco pidiendo 6 años de prisión para él. Según Calparsolo actuaba "al servicio de las actividades y finalidades de ETA” con una participación "activa y consciente, desde su responsabilidad en la estructura de la Batasuna clandestina reorganizada”. 

Antes tipos como él eran proetarras y sus formaciones ilegales, ahora actúan como si fueran uno más. Pero lo cierto es que no puedo olvidar que este tipo aplaude la historia sangrienta de ETA y ahora continua representando lo mismo. Yo creo que no soy la única que tiene esa sensación de tristeza. 

La izquierda abertzale de Ternera y De Juana Chaos decía las mismas cosas que Arraiz dice hoy: “La única violencia es la del Estado español, la única amenaza violenta es la de la Guardia Civil y el resto de cuerpos represivos del Estado y por eso reclamamos que se vayan… porque no los queremos”. 

Este tipo repugna a muchos vascos que pensamos que gracias a la “guardia civil y el resto de cuerpos represivos” hemos podido ser libres en una sociedad enferma por el odio de unos y el miedo de otros. Pero no es nuevo, Batasuna ya lo decía antes. El mismo Arraiz mantiene pues su discurso; él mismo formó parte de la mesa nacional de batasuna allá por 2007. 

Este joven, en cuyo rostro y gestos se refleja el odio de un adoctrinamiento perverso, nunca será a los ojos de muchos un ciudadano legitimado para hacer política. Sin embargo, la campaña de lavado de imagen es muy potente y nos está pintando al personaje como si fuera un respetable político. 

A pesar de que Arraiz dice hablar en nombre de un pueblo, la realidad es que sólo le avalan siglas que son el brazo político de ETA, hoy Sortu o EH Bildu. Esto también lo hacía Batasuna cuando el 2 de mayo de 2002 Otegi hablaba desde el atril en el Parlamento Vasco señalando a Iturgaiz "Ustedes, fascistas, creen que con nuestra ilegalización algo van a conseguir, pero no van a conseguir nada. Este pueblo ganará". 

Arraiz representa la antigua ETA, y ahora además a la ETA reinventada. Es el “miniyo” de Otegui pero sin su audacia. 

Es, además, la imagen del fracaso político de un Estado que se ha rendido al mercadeo. Es un fracaso porque no ha habido rendición de cuentas de tantas décadas de atentados. Y sin justicia no hay perdón ni dignidad. Este no es un proceso limpio, veraz y cicatrizador, sino una farsa que sigue adelante tapando la boca a los débiles para que “no molesten”. 

En esta farsa, ETA gana el poder y los políticos ganan únicamente la venta política de la propia farsa. Los terroristas están tan fuertes, tan forrados y tan blanqueados que no parecen terroristas. El chantaje al Estado no parece tal porque pocos lo denuncian, y a estos que lo hacen, se les aniquila social y políticamente. 

ETA se ha reinventado. 

A pesar de la soma que nos suministra el Gobierno pretendiendo “un mundo feliz” de Huxley, y al margen de la frivolidad de algunos políticos vascos, muchos seguimos creyendo que otra política es la eficaz. La única política de pilares sólidos es la que se hace desde la verdad y la dignidad, con la ley de todos en la mano y sin subterfugios. 

Hoy, tristemente, Arraiz da el carné de vasco o autorización para ser actor en un teatro que podría entrar en su acto final. EH Bildu ha propuesto un escenario “para el desarme de ETA con la destrucción sus arsenales”. 

Arraiz quiere que el gobierno vasco del PNV vista legalmente este paripé. Cree que "es fundamental" en esta cuestión "que exista un marco legal, el mejor posible y el que más garantías pueda ofrecer para que ese desarme cuente con las condiciones que se necesita y que esté perfectamente garantizado". 

Añade a lo anterior: "Pensamos que el Gobierno español y el francés tienen que participar, pero consideramos que, dadas las actuales circunstancias y la actitud de ambos gobiernos, hay que optar por otro tipo de fórmulas.” 

Todavía recuerdo el vídeo en el que dos supuestos etarras se reunían con los autodenominados verificadores para enseñarles tres pistolas llevándoselas después. Sólo tres pistolas. Un ridículo espantoso que provocó ríos de tinta e indignación por la evidencia del intento de engaño burdo con una cuestión tan grave. 

Vamos a ver a qué se refieren ahora con “desarme de ETA con la destrucción de sus arsenales” y con esa solicitud de cobertura legal que le reclaman a Urkullu.                                                                                                                                                                                                             
FOTO: elconfidencialdigital.com




Copyright © THE WORLD PRESS PROJECT SL