30 enero 2009

Y LO VUELVO A DECIR. MARÍA SAN GIL ES LO QUE PARECE.


Esto es lo que dije de María San Gil en mayo de 2008, cuando se encontraba en plena redacción de la ponencia política para la nueva etapa con el Presidente Rajoy, y lo que dije tras su decisión de abandonar la ponencia.

http://venaeuskadi.blogspot.es/1210545000/la-decision-de-maria/

http://venaeuskadi.blogspot.es/1210178580/las-miserias-del-pse-por-sus-ansias-de-poder./

Hoy me reafirmo, y añado que las palabras que se han puesto en boca de María San Gil en el libro escrito por María Antonia Iglesias, son profundamente injustas además de inciertas.

María está callada. Respetuosamente callada. Hay que agradecerle todo su buen hacer y liderazgo eficaz, pero especialmente hay que agradecerle su responsabilidad y honradez para con todos sus votantes y la tarea que estos le han encomendado. María sabe que lo más importante es defender aquellos principios, valores y proyectos que ha ofertado a los ciudadanos y que eso es lo que han votado.

Yo digo que María es un referente nacional y moral, pero de su boca nunca han salido esas palabras, porque María es toda humildad y dignidad, pero también es firmeza y altura de miras. María es sin duda lo que parece, es esa persona que admiras por su gran humanidad y por su honradez, esa líder que votas por convicción, por su coherencia y por su mirada limpia que lo dice todo.

He podido leer las cuarenta hojas que María Antonia Iglesias ha escrito en su próximo libro como declaraciones de Leopoldo Barreda, y sólo diré que no las comparto en absoluto ni en fondo ni en forma, y que en mi opinión, el político vasco debe centrarse en trabajar duro para mejorar la sociedad y construir así más Euskadi para que España sea más fuerte y libre.